martes, 3 de enero de 2017

MIS POEMAS SON ALGO ASÍ




Mis poemas son algo así
- si eres poeta lo comprenderás -
como una receta que el médico del alma
me prescribió al nacer.
Sé que curan algo, pero no sé que es.
Algo crónico.
Vienen conmigo desde mi nacimiento,
como un eslabón poético del gen.
Son mi salvoconducto
en el país de las sombras,
el freno de las angustias de mis días,
la noria de la feria
a la que yo mismo me invité.

En ocasiones, se rebelan rapeados;
me hacen estar si yo no estoy.
Me golpean la conciencia,
me recuerdan que ser
es comportarse con coherencia;
y que hay que saber,
- si corresponde - responder con insolencia;
me ayudan a entender
que es un derecho la desobediencia
si los que gobiernan
solo lo hacen para su complacencia...

Tanto tiempo y no sé muy bien
quiénes son, ni quién soy para ellos.
Migran; caprichosos se van
cuando les tercia y juegan a asustarme
con el que nunca volverán
- recuerden que soy poeta crónico -
aunque no me alarmo demasiado;
siempre asoma algún rabillo
de nube entre tus ojos,
y sé que en tu mirada,
caben todos mis poemas.

Luego, más tarde que después,
regresan y caen hambrientos
sobre los campos del alma
(su metáfora favorita)
y comen de mi ser hasta saciarme;
sí, hasta saciar-me,
(no sé cómo explicarlo, pero en esencia
me alimento de poemas
que se alimentan de mí).

Soy así; somos así.
Amigos crónicos abonados
a la improvisación pasajera;
deudores del ahora - los tiempos cambian -,
con líricos acentos del ayer
que reservan asiento en el mañana,
pues aunque mudan de piel las musas
como muda de piel el alma, y se van,
se van, pero para volver.

Saben bien que esta que habito
siempre será su casa.

sábado, 19 de noviembre de 2016

ÍNTIMO

foto: Mario Calvo

Los árboles desnudan 
la pereza caduca
de sus hojas.
                             La calma
gris suspende el cielo.

Motea la ventana
la lluvia de noviembre.

Tú y yo, ante el cristal,
siguiendo con el dedo
el rastro de las gotas,

borrando,
cómplices,
el mundo 
circundante,

que deja de existir,

desdibujado, 
afuera.
                                                   
                                           Manuel Bocanegra


viernes, 28 de octubre de 2016

SI LA BALA


Si la bala detuviera la intención,
si se pensara, si volviera hacia atrás
su recorrido e interrogara.

Si el que apretó el gatillo
recibiera el mismo dolor
que el corazón acribillado,
el llanto de la vida arrebatada,
huyera el sicario de su espanto
y en sembrar primaveras
redimiera su yerro o su pecado.

Volviera a reinventarse la conciencia,
dejáranse las armas sin costado.
La violencia detuviera su reloj,
su cuenta atrás, su briega fiera.

El que fuera matador
se contuviera y construyera
reinos con palabras, y sin dolor
y sin fronteras, habláramos
de un cielo que no existe,
del mundo que aniquila
el que dispara, inconsciente,
a otro ser y lo asesina.

                                                   Manuel Bocanegra

martes, 6 de septiembre de 2016

NADIE ERA

IsoOO


Nadie era. Era la lluvia.

Su traje gris la distinguía.
Serena lucía en los espejos
de la calle, vibraba en los tejados.

Tímida, llamaba en los cristales.
Decía nuestros nombres.
Como los dice la primavera cuando llega.

                                         
                                                    Manuel Bocanegra


miércoles, 31 de agosto de 2016

SOL INTERIOR


Como el sol escribe con sombras
sobre la hierba, mi ser
proyecta sobre el papel
los versos del poema.


                                      Manuel Bocanegra

sábado, 23 de julio de 2016

HOGUERA PEQUEÑA


En alguna parte de la noche
se enciende una hoguera pequeña
que nace de cartón cortado, ramas,
envases de galletas, tablas rotas.

No es la noble hoguera de leña,
la pira en el altar de las ofrendas.
No es la poderosa hoguera del canto
que enciende los ojos de los soldados.

Es hoguera humilde de refugiados,
hoguera sobreviviente, pequeña,
que en alguna parte de la noche
arroja esperanzada luz de estrella.

                                                         Manuel Bocanegra

sábado, 23 de abril de 2016

Haikú



                                  a Mori

Hierba reciente,
deja tu piel
su aroma entre la mía.

                                 
                                  Manuel Bocanegra